Durante los últimos diez años la construcción ha sido el segundo sector más grande de la economía dominicana, tras del turismo. Para el 2017 representó casi el 10% del PIB nominal, equivalente a US$ 7,455 millones.
El sector emplea alrededor de 290 mil personas, representando el 6.5 por ciento de la fuerza laboral total del país.
Así lo estableció el “Estudio del Impacto Económico y Laboral de la Industria de la Construcción, presentado ayer por Nassim J. Alemany, socio de economía de la firma Deloitte RD, y coordinado por la Cámara Dominicana de la Construcción.
De acuerdo al estudio, el sector de la construcción emplea un 26% de todos los inmigrantes haitianos en el país, que corresponde a casi 87 mil personas de un total de 334 mil. Mientras que agricultura y ganadería emplea el 34%, comercio un 16%, hogar un 6%, y alojamiento y servicios de comida un 6% del total.
Indica que la contribución fiscal de la construcción durante el 2017 ascendió a casi RD$8,000 millones, en su mayoría a través del pago de impuestos sobre los ingresos.
Señala que realiza compras locales por más de RD$90 mil millones al año, principalmente al sector de servicios (comercio, intermediación financiera y transporte) y al sector industrial (construcción y manufactura).
Además de que el 83% de la inversión privada en construcción para el período 2014 – 2017 se concentró en el Distrito Nacional y las provincias de Santo Domingo y Santiago.
El estudio determinó que la inversión privada en construcción ha aumentado en los últimos años, mientras que los permisos de construcción otorgados han ido disminuyendo.
Revela que la cartera de crédito relacionada al sector cerró el 2017 con un balance de RD$267 mil millones, representando un 27% de la cartera de créditos consolidada total de la banca (tanto en pesos como en moneda extranjera).
También que para el sector público, de 2014 a 2017 Santo Domingo concentró el 31.6% de las inversiones, seguido por Santiago con 10.1%, Distrito Nacional 7.1%, San José de Ocoa 4.2%, y San Cristóbal 3.6%.
Resalta que en promedio, para el período del 2010– 2017, el 14% del total de Inversión Extranjera Directa se fue al sector inmobiliario, detrás de comercio/industria con 27%, minería 17%, y turismo 16%. El estudio destaca además que el país es exportador neto de cemento. En 2017 exportó US$72 millones, mientras que la producción local de cemento se ha mantenido prácticamente al mismo nivel en los últimos tres años.

hoy.com.do

La torres van desde ocho hasta 14 niveles.

Santiago. Las construcciones de torres de apartamentos siguen incrementándose en el casco urbano de esta ciudad, donde actualmente se realizan varios proyectos urbanísticos con una inversión superior a los RD$5,000.00 millones, según estimaciones de la Asociación de Promotores y Constructores de Viviendas del Cibao (Aprocovici).

Estos nuevos proyectos han cambiado el aspecto de la ciudad, convirtiéndola poco a poco en una metrópolis con edificaciones modernas.

La mayoría de las nuevas torres se levantan principalmente en sectores de la parte noreste de la ciudad en las proximidades del casco urbano.

Esos sectores incluyen los Cerros de Gurabo, Cerro Alto, La Esmeralda, La Trinitaria, Reparto Santiago Apóstol, Rincón Largo, Villa Olga y otros sectores de clase media alta.

El urbanista y ex presidente del Colegio Dominicano de Ingenieros Arquitectos y Agrimensores (Codia) regional Norte, Ervin Vargas, sostiene que este tipo de construcciones puede soportar un eventual sismo de hasta siete grados.

Sostuvo que el proceso de construcción de torres en Santiago hay que dividirlo en dos etapas: la primera abarca las que se construyeron antes del terremoto del 2003 que afectó a la ciudad algunas de las cuales presentaron señales de vulnerabilidad sísmicas.

La segunda etapa incluye las que se han levantado después de esa fecha, cuyos diseños han sido mejorados y realizados tomando en cuenta los últimos avances de la ingeniería.

“Parece que toda la campaña educativa que se hizo después del terremoto para mejorar las nuevas edificaciones, ha sido acatada por los promotores, ingenieros y arquitectos”, expresó Vargas.

Costo

Muchas de las torres que se levantan actualmente en la ciudad son fabricadas de hormigón armado y paredes con paneles de foam para reducir el peso del edificio, haciéndolo más seguro.

Estas estructuras disponen de modernos sistemas de alarma contra incendios, escaleras de emergencia y ascensores.

La mayoría de las nuevas torres que se levantan en Santiago poseen 8 pisos y 16 apartamentos, y su costo supera los RD$123 millones, incluyendo el terreno.

Entretanto, el costo de cada apartamento en los sectores de clase media alta oscila entre los RD$3 millones y RD$7 millones cada uno, mientras que en lugares de clase alta el precio va desde RD$8 millones a RD $14 millones, según Aprocovici.

Actualmente se construyen torres de 14 niveles y 28 apartamentos, en las urbanizaciones La Trinitaria y la Esmeralda, donde residen personas de clase alta.

La mayoría de las personas que compran apartamentos en esas dos urbanizaciones son empresarios, dirigentes políticos y comerciantes.

De acuerdo al presidente de la Aprocovici, Luis Tejada esos apartamentos actualmente tienen mayor demanda que las viviendas construidas para sectores de clase media baja, cuyo costo oscila entre los RD$2 millones y RD$2.5 millones.

Los constructores sostienen que pese a los constantes incrementos de los materiales, las perspectivas del sector de la construcción son halagüeñas en Santiago.

Hace dos años, el déficit habitacional en la provincia Santiago de los Caballeros era de 30 mil viviendas, según un estudio de la Aprocovici.

El Gobierno anunció una nueva metodología oficial para la estimación del déficit habitacional, con la cual espera contribuir al diseño y al perfeccionamiento de la política pública habitacional, dirigida a dotar a la población de una vivienda digna.

Partiendo de la nueva fórmula, el país necesita incorporar un 51.42% de su parque habitacional para satisfacer las necesidades actuales de viviendas.

El nuevo proceso oficializará los lineamientos metodológicos conceptuales y operativos para la determinación de los requerimientos para construir nuevas viviendas, y reparar las que requieran ser mejoradas, dijo el ministerio de Economía, Planificación y Desarrollo, uno de los organismos responsables de la metodología.

Bases de la nueva metodología

El Ministerio de Economía, Planificación y Desarrollo explicó que por esta razón, la nueva metodología se basa en los factores cuantitativos y cualitativos. Lo cualitativo se refiere a la calidad de los materiales de construcción (pisos, paredes y techos), y al acceso a servicios de agua, luz, inodoro y sistema de eliminación de las aguas residuales, y otros .

Mientras que la dimensión cuantitativa se refiere a las viviendas que son necesarias construir para reponer las que están en tan malas condiciones, que no pueden ser reparadas, además de las que harían falta edificar para solucionar el total demandado por núcleos familiares secundarios con evidencia de que en verdad requieren de una vivienda propia.

En la nueva metodología oficial se concluyó en que el déficit habitacional, identificado como “las necesidades habitacionales insatisfechas”, se convierte en un fenómeno multidimensional, razón por la cual no basta aproximarse a la cantidad de viviendas que sea necesario construir. En ese sentido, establece que el concepto debe encaminarse hacia una medición integral, “que tenga en cuenta el delicado equilibrio entre las familias y las viviendas”.

La comisión que diseñó el nuevo procedimiento la integraron el Ministerio de Economía, Planificación y Desarrollo, la Oficina Nacional de Estadística, el Viceministerio de Hábitat y Desarrollo Local de la Presidencia, el Instituto Nacional de la Vivienda y el Gabinete de Coordinación de Políticas Sociales.

En las sesiones de trabajo participaron organizaciones de la sociedad civil (Oxfam y Ciudad Alternativa), que aportaron sus opiniones, experiencias y consideraciones técnicas sobre los desafíos de vivienda que afronta el país, además expertos extranjeros.

Censo del 2010 situó el déficit en 1.3 millones

El déficit habitacional cualitativo del país, en base al Censo 2010, se calculó en un millón 41 mil 215 viviendas. Esto es, el 39.10% de las que tenían deficiencias cualitativas, fundamentalmente de servicios básicos. Por tanto, para suplir el déficit cuantitativo en esa época se necesitaban 327 mil 996 soluciones habitacionales, el 12.32% del parque habitacional de entonces. Esa medición, situó el déficit habitacional total, un millón 369 mil 211 unidades.

elcaribe.com.do

El sector inmobiliario en República Dominicana está en expansión debido a la creciente oferta y demanda de bienes inmobiliarios en zonas urbanas y propiedades turísticas.

En esta era digital, los canales sociales juegan un papel importante para este sector.

Según las estadísticas manejadas por Bank American Institute, el 37 % de las inversiones en mercadeo de los países desarrollados se realizan en los medios digitales, cifra que refleja una tendencia hacia la venta y exposición a través de Internet.

Esta tendencia, que no es ajena para el sector inmobiliario, debe seguir aplicada de manera eficiente para estar acorde con las condiciones actuales del mercado.

Conociendo esta realidad, la firma de consultores Ferreiras Quiroz & Asociados ha anunciado los detalles del segundo congreso de Marketing Digital Inmobiliario (MADI2017), un evento orientado a este sector en el país.

El evento, que será realizado en la primera semana de julio, está dirigido a todos los profesionales, asesores y promotores inmobiliarios que deseen mejorar la experiencia de compra de sus clientes, potenciar su negocio en Internet, distinguirse de sus competidores e innovar con las últimas herramientas y tecnologías que ofrece el marketing digital.

Los conferencistas serán los expertos internacionales Yi Min Shum, de Venezuela; y Juan Merodio y Billie Sastre, de España. Mientras que los ponentes nacionales serán Milca Peguero y Alex Madera.

“Para nosotros es importante generar un foro de continuo aprendizaje y ‘networking’, queremos aportar al desarrollo del sector inmobiliario dominicano agregando valor a la forma en la que este se relaciona con sus clientes”, dice en un comunicado de prensa Anabel Ferreiras, directora de la empresa organizadora.

listindiario.com